martes, 18 de agosto de 2009

Relajante escapada

1 semana es lo que he podido hacer de vacaciones, y claro hay que irse, hay que escaparse, hay que desconectar......
Esta vez mi pequeña escapada ha sido en la Vall de Núria, un monte con casi 2.000 metros de altitud, situado en el Pirineo catalán, donde la única manera de acceder es con un tren llamado "Cremallera" o bien a pie (unas 3 horas desde el pueblo más cercano).

La subida en tren es preciosa, más de 45 minutos de viaje, pero muy excitante, ya que no paras de mirar de un lado a otro de las ventanas, para poder observar el gran legado naturista que hay en esas preciosas montañas..... desde pequeñas cascadas, hasta poder ver ciervos saltando de roca en roca o bien observar las cantidades de rutas y caminos existentes que rodean la valle.

Una vez llegas arriba y vislumbras el gran lago que está en la valle, te entra una sensación maravillosa, una mezcla de placer, paz y bienestar que no se puede describir con palabras.... allí pasear, tumbarse en el césped, recorrer la valle viendo las múltiples actividades que ofrece: como ir en caballo, en barca (por cierto, lo mio no es remar... se me dá muy mal), o bien subir por los infinitos caminos accesibles y poder encontrarte con vacas o visualizar a lo lejos ciervos es toda una experiencia que ya he vivido en otras escapadas pero que me hace olvidar todo lo demás y vivir con fuerza el momento.

3 comentarios:

Mitra dijo...

Aaaaah... relaxant.... i fresquet! Molta calor no deus passar, oi?

Cert, la travessia en cremallera és espectacular, i encara recordo els "Oooh!" admirats dels ocupants del tren quan, després de passar per l'últim túnel, s'obria la vall davant dels nostres ulls.

Que t'ho passis bé!

Radix dijo...

Molt relaxant i fresquet i tant !!

Ja hi he tornat, s'han acabat les mini-vacances, pero m'han omplert molt !!

Gràcies !!

Mitra dijo...

Ja has tornat? Ho sento moltíssim!